Cabecera Tonicapertutti
tonicapertutti
Bienvenidos y... tónica per tutti!!
Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Noviembre 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    
Apúntate

Suscríbete al blog

Categorías
General (535) Sindicar categoría
Blogeando (8) Sindicar categoría
Caqués (613) Sindicar categoría
Ciencia afición (30) Sindicar categoría
Cocina (11) Sindicar categoría
Desayunos con Amparo (4) Sindicar categoría
El Orate (12) Sindicar categoría
Fandín (16) Sindicar categoría
Gente en ventanas (27) Sindicar categoría
gIÚS (22) Sindicar categoría
Javi (308) Sindicar categoría
Joso (44) Sindicar categoría
Kahena (8) Sindicar categoría
Kobalto (1) Sindicar categoría
Kobalto y María (3) Sindicar categoría
La Barraca (26) Sindicar categoría
Lectura (3) Sindicar categoría
María (Xarfa) (355) Sindicar categoría
Pili (113) Sindicar categoría
Retoque (5) Sindicar categoría
Románico (5) Sindicar categoría
Rutas (9) Sindicar categoría
Sergio y María (3) Sindicar categoría
Teresa (398) Sindicar categoría
Travesía de Josito (13) Sindicar categoría
Tutoriales (4) Sindicar categoría
Vespadicto y María (2) Sindicar categoría
Vespadicto, Kobalto y María (1) Sindicar categoría
Archivo
Junio 2016 (1)
Mayo 2016 (1)
Febrero 2013 (1)
Octubre 2012 (1)
Septiembre 2012 (2)
Agosto 2012 (2)
Abril 2012 (3)
Enero 2012 (13)
Diciembre 2011 (4)
Noviembre 2011 (2)
Octubre 2011 (3)
Septiembre 2011 (5)
Agosto 2011 (4)
Julio 2011 (3)
Junio 2011 (7)
Mayo 2011 (8)
Abril 2011 (18)
Marzo 2011 (13)
Febrero 2011 (6)
Enero 2011 (7)
Diciembre 2010 (13)
Noviembre 2010 (6)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (12)
Agosto 2010 (5)
Julio 2010 (8)
Junio 2010 (22)
Mayo 2010 (33)
Abril 2010 (29)
Marzo 2010 (24)
Febrero 2010 (25)
Enero 2010 (23)
Diciembre 2009 (13)
Noviembre 2009 (16)
Octubre 2009 (19)
Septiembre 2009 (10)
Agosto 2009 (7)
Julio 2009 (16)
Junio 2009 (8)
Mayo 2009 (13)
Abril 2009 (21)
Marzo 2009 (35)
Febrero 2009 (28)
Enero 2009 (46)
Diciembre 2008 (32)
Noviembre 2008 (38)
Octubre 2008 (69)
Septiembre 2008 (69)
Agosto 2008 (43)
Julio 2008 (56)
Junio 2008 (46)
Mayo 2008 (51)
Abril 2008 (37)
Marzo 2008 (45)
Febrero 2008 (38)
Enero 2008 (81)
Diciembre 2007 (116)
Noviembre 2007 (108)
Octubre 2007 (109)
Septiembre 2007 (119)
Agosto 2007 (69)
Julio 2007 (72)
Junio 2007 (99)
Mayo 2007 (152)
Abril 2007 (122)
Marzo 2007 (118)
Febrero 2007 (101)
Enero 2007 (57)
Diciembre 2006 (19)
Noviembre 2006 (47)
Octubre 2006 (99)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Vespadicto
Cero a la Izquierda CALIZ
Artabrón
Paseantes
eGrupos
El Tablero de Piedra
ZoomBlog

www.flickr.com
Ir a la galería de Caqués
www.flickr.com
Ir a la galería de Xarfa
www.flickr.com
Elementos de Xbier Ir a la galería de Xbier
www.flickr.com
Elementos de Bubela Ir a la galería de Bubela
Contador desde el
5 de junio de 2007



 

2 de Noviembre, 2006


Ya se nos fueron algunos




Ahí les tenemos, mientras pensemos en ellos aún no se habrán ido del todo... La foto de Guillermo con la boina era de Mariví, no sé si os acordáis de ella. Era un amiga mía -ahora viuda desde hace algún tiempo- que durante algunos días, diría yo, fué un amor platónico de Guillermo o a la viceversa. Un día creo que se enfadaron y como resultado, ella desde allá rompió la foto. Yo la pude rescatar a tiempo y ahí está.
A Manolo Barcia espero que le recordemos todos. También se fué demasiado pronto.
De David no tengo fotos pero Jose seguro que le recuerda a menudo. De Jose María todos sabemos... y ayer se fué también para siempre un compañero mío de Pedagogía algo más joven que yo. Me enteré por la prensa... seremos ya tan mayores?... de algunos otros tengo fotos pero no os dareis cuenta de quiénes son así que no las pondré aquí ...
Direis que me estoy pasando escribiendo y recordando este tipo de cosas, pero es que el día de hoy es propicio para ello y, como os decía, la muerte ayer de un compañero de Pedagogía con el que tuve bastante relación me dejó pallá.

Les recuerdo con cariño y alegría y espero que allá donde estén, si es que están, estén muy bien. Lo espero de todo corazón. Amén.

Publicado por Caqués el 2 de Noviembre, 2006, 21:51 Comentarios 5 | Comentar | Referencias (0)

18-6-06

El regreso

Heme aquí, en una cafetería desangelada, despersonalizada, con un camarero y un parroquiano lanzándome miradas furtivas cuyos ojos dicen bien a las claras: ¡qué estúpido eres, tío!, a la vez que pienso: ¡qué estúpido soy!
Todo empezó con una rama en la carretera y la poca visibilidad de la atardecida (alguna disculpa hay que poner); el coche pasó por encima pero el amortiguador de la rueda delantera dejó la salud en el empeño.
Regresaba a casa después de pasar la semana trabajando fuera... y mi gozo en un pozo por una puñetera rama que más parecía tronco de árbol. Renqueando llegué hasta la villa mas próxima en donde hice parada y fonda. (Conducir me relaja pero he comprobado que ir a 35 km/h durante más de 45 minutos me desquicia; a eso hay que añadirle el temor a terminar el viaje en un vehículo con tres ruedas; incluso me adelantó una bicicleta robada de un museo sobre la guerra civil manejada por un paisano tan antiguo como su montura; vi como se encorvaba un poco sobre el manillar para hacer más fuerza en los pedales mientras una ligera sonrisa se dibujaba entre las arrugas de su rostro; seguro que era la primera vez que tal par de antiguallas rebasaban un automóvil en marcha, ¡mal rayo los parta!
Tenía que esperar hasta el día siguiente para arreglar los desperfectos por lo que tomé habitación en un hostal, cené en el restaurante del mismo y pasé a la cafetería; mi intención era tomarme un café tranquilamente y sumergirme en la lectura de Milenio II que llevaba en el apéndice de lona que me ha salido desde hace unos años. En esas tareas estaba cuando se abrió la puerta de paso entre el hostal y la cafetería y entró Ella. Descripción somera: 30 años, pelo teñido de fuego, piel clara, rostro redondo (no podría calificarse como bello pero tampoco lo contrario sin caer en la mentira), cuerpo con todo en abundancia pero nada en exceso... vestía pantalones vaqueros que rellenaba por completo y una camiseta que según fueran los movimientos de la portadora, igual marcaban las formas que las disimulaba. Se sentó en una mesa cercana a la mía (no podía ser de otra manera dadas las reducidas dimensiones del local) y tras pedir un café al camarero abrió el bolso y extrajo un libro, Milenio I (pastas azules el mío, pastas rojas el suyo); al momento me miró sonriente mostrándome el libro, yo también sonreí (así contado parece una tontería, pero no iba a ser la última ni la más grave). Al terminar el café se levantó y vino a mi mesa.

.............................................................................................................................................
He tenido que salir, ya no soportaba por más tiempo las miradas de ¿asombro, conmiseración, desprecio? De esos dos.
Escribo mientras espero que los maragatos salgan a dar las horas, si es que salen de noche, como los gatos.
Quería hablar de Milenio, naturalmente; parecía tan entusiasmada con el libro que no pude confesarle que era la única inversión en Vázquez Montalbán de la que me había arrepentido. No me importaba cuál fuera el tema de conversación mientras siguiera inclinándose hacia mí, para hacerse oír mejor, y así atisbar el pearcing del ombligo a través del escote; llegó a obsesionarme, ese pearcing; deseaba sentir la suavidad de la piel y la dureza del metal en mis labios. Transcurrió el tiempo, los temas se sucedían unos tras otros, vertiginosos, esquemáticos... estábamos contentos de habernos conocido. Todo parecía indicar que la mañana nos despertaría en la misma cama.
“¿Te apetece subir a mi habitación a pasarlo bien?”
En los breves segundos que tardé en contestarle intenté averiguar por qué no me gustaba la frase; llegué a la conclusión de que era demasiado explícita, demasiado “rápida”, por el contrario, yo soy pausado y ritualista. La contestación la tenía en mente aún antes de que hubiera pronunciado la última palabra, se la había escuchado al protagonista de una película, cuyo título no recuerdo, ante una proposición similar.
“Quiero a mi mujer”
Mientras la miraba marchar pedí mil veces perdón, quinientas por ella y quinientas por mí.

.............................................................................................................................................
En la habitación del hostal conecté el portátil con la esperanza de encontrarme con M. en el espacio, pero no tuve suerte.
Correo para M.
Amo tu cuerpo vivo, lleno de historia. Amo las ataduras que nos hacen esclavos el uno del otro, hijos, deseos compartidos... Amo tu rostro de ojos sonrientes, tantas veces besado. Amo tus pechos cansados, abatidos por tantas caricias. Amo tu vientre ajado; lo he amado hasta el dolor cuando la piel, de tan tirante, parecía llegar al límite de su resistencia y daba la impresión de que la simple mirada podría rasgarla. Amo tus piernas; sí, también tus piernas que caminan a la par de las mías compartiendo sendas empinadas llenas de guijarros, provocan traspiés y cansancio, y aquellas otras cuyo recorrido es un paseo sin esfuerzo. Amo... creo que ha quedado claro ¡no?
Hasta mañana que es hoy.

PD. ¿Cómo te verías con un pearcing en el ombligo? Piénsatelo.

Publicado por Javincho el 2 de Noviembre, 2006, 19:39 | Comentar | Referencias (0)

31-5-06

Francisco, no Paco, Francisco

Traspasé la puerta del tanatorio y allí estaba lo que me temía, uno al lado del otro, hasta diez familiares del finado esperaban, endomingados y con cara de circunstancias, recibir el pésame de amigos y conocidos de Francisco “No Paco”. ¡Puñetera costumbre!. Soy incapaz de decir “lo siento”, siempre me recuerda el chiste y, conociéndome, es muy probable que sonriera en el momento de estrechar la mano; así mismo, , soy incapaz de decir una frase hecha como “le acompaño en el sentimiento”, me resulta completamente falsa. Me armo de valor y sin decir palabra voy estrechando manos con cara de apenado y, con cada mano que estrecho más cara de apenado tengo, hasta tal punto que cuando sólo me resta un apretón, tengo tal “apenamiento” que las lágrimas asoman a mis ojos; el pobre hombre coge mi mano con fuerza entre las dos suyas y me dice:”no somos nadie”. El consolador consolado; no sé cómo me las arreglo pero siempre acabo haciendo el paripé.
Francisco murió... de lo que mueren los mineros viejos, ayudado, tal vez, por las ingentes cantidades de vino que trasegaba a lo largo de los días; yo soy de café diario y diario ( se dice que la mitad de lo que dice el periódico es mentira y la otra mitad no vale la pena leerla, por eso me gusta, por lo que tenemos en común); de tarde en tarde mi café coincidía con alguna estación de su vía crucis particular y hablábamos, o mejor dicho, hablaba él; me contaba historias de la mina que había escuchado, visto o protagonizado; según su estado etílico se las creía, se las creía a medias o dormitaba sobre mi hombro.
Francisco “No Paco” está rodeado de mujeres enlutadas y llorosas y concluyo que soy incapaz de entrar en esa sala para despedirme; espero que no tome en cuenta mi cobardía, los años me han vuelto timorato y si algo me cuesta trabajo siempre invento excusas que me convenzan para no hacerlo.
Alguna vez habíamos hablado de la muerte, “si no tienes miedo a la muerte es que no le has visto la cara”; desde entonces he pensado demasiado en ella y ahora le tengo pánico. Nos considerábamos agnósticos; yo le definía el agnosticismo con palabras de los libros y él lo traducía a su manera: “El agnóstico busca conocer la verdad de las cosas y está en contra de las religiones porque imponen credos no demostrables basados en una fe y se abstiene de emitir un juicio sobre la existencia de dios ya que no se puede demostrar racionalmente que existe, pero tampoco que no existe, pero en todo caso, no influye en el desenvolvimiento de la sociedad”. “Ahí has hablado, chaval, las religiones son el opio del pueblo y que dios exista o no, importa un pito”.
Pues no tanto, Francisco “No Paco”, me gustaría que Dios existiera (qué tristeza el partir y el olvido) y desde algún lugar, no-lugar, o lo que sea, me leyeras el pensamiento y sonrieras.

Publicado por Javincho el 2 de Noviembre, 2006, 19:32 | Comentar | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com