Cabecera Tonicapertutti
tonicapertutti
Bienvenidos y... tónica per tutti!!
Inicio

Mi Perfil

Calendario
<<   Junio 2009  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      
Apúntate

Suscríbete al blog

Categorías
General (535) Sindicar categoría
Blogeando (8) Sindicar categoría
Caqués (613) Sindicar categoría
Ciencia afición (30) Sindicar categoría
Cocina (11) Sindicar categoría
Desayunos con Amparo (4) Sindicar categoría
El Orate (12) Sindicar categoría
Fandín (16) Sindicar categoría
Gente en ventanas (27) Sindicar categoría
gIÚS (22) Sindicar categoría
Javi (308) Sindicar categoría
Joso (44) Sindicar categoría
Kahena (8) Sindicar categoría
Kobalto (1) Sindicar categoría
Kobalto y María (3) Sindicar categoría
La Barraca (26) Sindicar categoría
Lectura (3) Sindicar categoría
María (Xarfa) (355) Sindicar categoría
Pili (113) Sindicar categoría
Retoque (5) Sindicar categoría
Románico (5) Sindicar categoría
Rutas (9) Sindicar categoría
Sergio y María (3) Sindicar categoría
Teresa (398) Sindicar categoría
Travesía de Josito (13) Sindicar categoría
Tutoriales (4) Sindicar categoría
Vespadicto y María (2) Sindicar categoría
Vespadicto, Kobalto y María (1) Sindicar categoría
Archivo
Junio 2016 (1)
Mayo 2016 (1)
Febrero 2013 (1)
Octubre 2012 (1)
Septiembre 2012 (2)
Agosto 2012 (2)
Abril 2012 (3)
Enero 2012 (13)
Diciembre 2011 (4)
Noviembre 2011 (2)
Octubre 2011 (3)
Septiembre 2011 (5)
Agosto 2011 (4)
Julio 2011 (3)
Junio 2011 (7)
Mayo 2011 (8)
Abril 2011 (18)
Marzo 2011 (13)
Febrero 2011 (6)
Enero 2011 (7)
Diciembre 2010 (13)
Noviembre 2010 (6)
Octubre 2010 (5)
Septiembre 2010 (12)
Agosto 2010 (5)
Julio 2010 (8)
Junio 2010 (22)
Mayo 2010 (33)
Abril 2010 (29)
Marzo 2010 (24)
Febrero 2010 (25)
Enero 2010 (23)
Diciembre 2009 (13)
Noviembre 2009 (16)
Octubre 2009 (19)
Septiembre 2009 (10)
Agosto 2009 (7)
Julio 2009 (16)
Junio 2009 (8)
Mayo 2009 (13)
Abril 2009 (21)
Marzo 2009 (35)
Febrero 2009 (28)
Enero 2009 (46)
Diciembre 2008 (32)
Noviembre 2008 (38)
Octubre 2008 (69)
Septiembre 2008 (69)
Agosto 2008 (43)
Julio 2008 (56)
Junio 2008 (46)
Mayo 2008 (51)
Abril 2008 (37)
Marzo 2008 (45)
Febrero 2008 (38)
Enero 2008 (81)
Diciembre 2007 (116)
Noviembre 2007 (108)
Octubre 2007 (109)
Septiembre 2007 (119)
Agosto 2007 (69)
Julio 2007 (72)
Junio 2007 (99)
Mayo 2007 (152)
Abril 2007 (122)
Marzo 2007 (118)
Febrero 2007 (101)
Enero 2007 (57)
Diciembre 2006 (19)
Noviembre 2006 (47)
Octubre 2006 (99)
Sindicación
Artículos
Comentarios
Enlaces
Vespadicto
Cero a la Izquierda CALIZ
Artabrón
Paseantes
eGrupos
El Tablero de Piedra
ZoomBlog

www.flickr.com
Ir a la galería de Caqués
www.flickr.com
Ir a la galería de Xarfa
www.flickr.com
Elementos de Xbier Ir a la galería de Xbier
www.flickr.com
Elementos de Bubela Ir a la galería de Bubela
Contador desde el
5 de junio de 2007



 

6 de Junio, 2009


Apostillas a La Manzana en el Sobaco

Muy buen y documentado “La manzana en el sobaco”, finalizado, además, con un ejemplo del funcionamiento de las feromonas sustitutivas y sus consecuencias en los individuos de parecida especie.

Mi ámbito de investigación es la Edad Media y a ella me ataño en estas apostillas; en concreto, ampliaré, en la medida de mis conocimientos, el uso de la manzana en la Pérfida Albión.

Imos aló.

Vaya por delante la veracidad de la manzana como recipiente sudorífero. Podríamos denominarla como un recuperador del recuerdo. La cosa funcionaba así: gracias a un gran acto de amor, la mujer llevaba una manzana en el sobaco durante quince días, tiempo suficiente para que esta quedara impregnada de olor corporal; este fruto era dado al hombre, que marchaba tan contento con el regalo (se contentaban con cualquier cosa). Pudiera parecerlo, pero no es cosa banal llevar una manzana incrustada bajo el sobaco durante dos semanas. Haced la prueba; es incómodo que te cagas.

Investigaciones en enterramientos de grandes guerreros, desfacedores de entuertos y demás parientes cercanos al Rey Arturo, dejaron al descubierto que, en un principio, la realidad de estas amantísimas mujeres era mucho más sacrificada. En el interior de las tumbas, al lado de los restos del esqueleto, acompañando a los instrumentos del guerrero, lanza, espada, escudo, casco…, etc., se encontraba un melón (o varios, según como fuera de picaflor), cargadito de feromonas. Convendréis conmigo que un melón es algo exagerado para llevar abrazado día tras día, pero, por aquel entonces los tíos eran muy brutos; no olvidemos que, armados con unos abrecartas grandes, perpetraron la extinción de una de las especies de mayor tamaño del planeta, los dragones. Eran, pues, valientes, pero brutos… como ellos solos. Y si ordenaban a sus amadas que tuvieran un melón adosado durante dos semanas al amoroso sobaco, pues como si era una calabaza, a callar y punto, no fuera que siguieran el mismo camino que el último de los dragones.

Una mujer valiente cambiaría el rumbo de la historia, provocando un trauma en la sociedad de la época (pues todo cambio entraña un trauma. Me viene a la cabeza, el trauma que implica el paso de una sociedad democrática a, por ejemplo, una dictadura).

La historia de esta, podríamos denominar, primera feminista es como sigue:

De todos es sabido que el Rey Arturo se casó con Lady Gueneveve, Gin para los más íntimos de la corte (esta reina siempre fue muy afamada en las islas, y todavía hoy se la corea y agasaja tras cada partido de football). Un mes sí y otro también, Arturo se iba a pelear contra duendes y dragones, acompañado de sus amigotes de la Tabla Redonda. Llegó un día que la Reina Ginebra se hartó; apenas se había recuperado del anquilosamiento del brazo cuando ya debía cargar de nuevo con otro dichoso melón. Le rogó que la liberara de tamaña tortura.

-Pero, hombre de dios, ¿qué necesidad hay de llevar un nuevo melón cada vez que vas a pelear?, que en un año ya van cinco melones, y el primero todavía retiene el aroma de mi sobaco.

Arturo era terco como un rey y no dio su brazo a torcer. Antes de cada partida guerrera exigía un melón impoluto.

Una noche lo despertaron gritos bajo su ventana. Apoyose en el alfeizar, asomose, y su asombro no tuvo límites. Su amada Gin, a voz en grito, le espetaba puño en alto:

-¡Arturo, melón duro!

Otras voces la coreaban, todas las damas de la corte, y un caballero, el más puro, Sir Lancelot (venía a ser como el amigo gay de entonces que termina beneficiándose a la más buena de la pandilla). Pocas noches pudo resistir el bueno del rey el asedio de su ventana y el poco dormir. Claudicó, naturalmente, y así, la manzana sustituyó al melón.

 

Ricardo Corazón de León y los cruzados.

Llevar una manzana en el sobaco tiene su miga, quiero decir que abulta; el brazo se separa ligeramente del cuerpo y adquiere una posición como de pistolero; las mujeres cuyos maridos se iban, pongamos por caso, a las cruzadas, eran fácilmente reconocibles.

¿Eran promiscuas aquellas mujeres? Ni más ni menos como las de ahora, pero su promiscuidad era más fácilmente detectable. Imaginemos a una de aquellas damas con uno de sus brazos ligeramente arqueado por la incomodidad de la manzana que guarda en el nido del sobaco; supongamos que es el regalo para el marido. Imaginemos que lleva sendos brazos, ligeramente arqueados, portando una manzana bajo cada uno de ellos; imaginemos para quién es la otra manzana…

Aquellas que caminaban con ambos brazos separados ligeramente del cuerpo, aquellas… aquellas no sobrevivieron.

Pero, ya se sabe, cuando ellos van, ellas están de vuelta.

¿Qué podían hacer para que los amores prohibidos aspiraran con fruición los aromas del amor en las largas horas de centinela o las noches, llenas de nostalgia, anteriores a la entrada en combate, extrayendo de la faltriquera la manzana rechumida y acercarla a la nariz para inhalar la suave fragancia depositada por la mujer amada?  (a cien que se ponían algunos).Y lo que es más importante, sin ser descubiertas por maridos o prometidos.

Los historiadores no se ponen de acuerdo en quién fue la primera mujer en dar con la solución a tan peliagudo problema, pero una secuencia, más o menos real, del acontecimiento puede ser la siguiente:

“El amante llama quedo a la puerta de la amada, sabe que el marido está en la taberna emborrachándose con los amigos (y lo sabe porque él es uno de ellos).

Toc – toc

Al otro lado de la puerta un susurro le responde.

-         ¿Quién es?

-          Tu amante - contesta el amante.

-         La puerta se abre.

-          Pasa.

Introduce la mano bajo el sobaco y le entrega, con delicadeza, una uva rechumida que ha costado quince días de sudores.”

De esta manera tan sencilla lograban burlar los celos de sus señores. Y todos los guerreros partían a las cruzadas tan contentos, los maridos con sus manzanas, los amantes con sus uvas rechumidas.

No existe una clara constancia de las causas porque los cruzados recibían tantas derrotas. Una cosa era segura, entre los cruzados franceses y los hijos de la Gran Bretaña, entre el rey Ricardo y el rey de Francia, Felipe II, no existía buena sintonía. Mientras los primeros despedían un fuerte olor a feromonas en varios kilómetros a la redonda, que hasta los pastores ponían ojillos a las ovejas, el rey francés y los suyos no llevaban manzanas, ni uvas; por el contrario, se empolvaban el rostro, se esparcían aceites por el cuerpo y se echaban colonia de flores en el sobaco. Imposible una reunión entre ambos para tomar decisiones en la lucha contra los árabes; Felipe, aplicando los dedos a la empolvada nariz, musitaba:

-         ¡Oh la lá! Ordenando, a continuación, el regreso al campamento.

Luchar aplicando el factor sorpresa, tampoco era plausible.

 “- ¡Oh, Magnánimo Saladino! Un gran acontecimiento acaece, la primavera ha llegado de repente, el aire se impregna de jazmín y azahar.

-         ¡Por las babuchas del imán! Visir, es el ejército francés que aprovecha la hora de la siesta para cogernos desprevenidos.”

 

Las tropas británicas tampoco tenían mejor suerte.

 

-         “Visir, ¿qué es este olor nauseabundo que se extiende por todo el palacio?

-         Son las tropas del Rey Ricardo, Gran Saladino, pero no hay de qué preocuparse, el olor no es muy intenso todavía, por lo cual, calculo que están a medio día de camino, tiempo suficiente para preparar la defensa.

-         Muy bien, encárgate de todo, y manda venir a mi favorita, no sé que tiene este olor que…”

 

Ricardo Corazón de León y Saladino se respetaban mutuamente, incluso se cree que llegaron a entablar una gran amistad.

En una de esas conversaciones entre amigos, en donde se saca pecho de las conquistas amorosas, Ricardo se envaneció de poseer cientos de amantes (hasta nuestros días ha llegado la tradición  británica de tener bellas amantes entre reyes y príncipes). Saladino hizo un recuento mental de su harén y finalmente contestó.

-         Ya, y un genio en una botella.

Pero, cuando le fue mostrado el carro real, donde se transportaba una manzana y cientos de uvas rechumidas, la envidia se apoderó de su corazón. Y ya sabemos, las amistades siempre terminan, de cualquier manera.

Las amistades siempre terminan de cualquier manera.

De Tonica

Publicado por Xbier el 6 de Junio, 2009, 21:13 Comentarios 20 | Comentar | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com